El diablo anda suelto en Puebla

 
Así de simple, así de sencillo, lo que hizo La Franja y terminó ocurriendo en la cancha del Nemesio Diez es únicamente para disfrutarse. Comprobamos que más sabe el diablo por viejo que por diablo.
 
El cuerpo técnico que encabeza José Saturnino Cardozo supo cómo meterse y plantarse en uno de los estadios más difíciles del futbol mexicano, estudió perfectamente a su enemigo y en el año de su centenario lo insultó en su propia casa, le jugó por nota y en muchos lapsos del partido lo borró del rectángulo verde.
 
Detrás del 3 goles por 1, existe mucho por parte de los camoteros, los entrenamientos es la principal razón. La forma en que realiza sus prácticas "El Diablo Mayor" es de destacar, ha cambiado horarios y estilos, hay sesiones matutinas o vespertinas, el apoyo de la tecnología (Drones) y de la motivación de un psicólogo deportivo ha influido en el cambio a un mes de la llegada del Príncipe Guaraní.
 
Hombres como Canelo, Esparza y Acuña viven sus mejores momentos. Torres, Amione y Míguez han tomado su segundo aire, Pérez y Herrera han sorprendido con los dotes de laterales, a Dueñas no le he pasado la banda de capitán, en fin, lo dicen los que saben, en balompié azteca ganas 2 encuentros y pintas para campeón, aunque aquí no queda más que seguir trabajando y mejorando.
 
El triunfo que rompió 21 años de sequía en Toluca equivale 2 cosas, tener pie y medio en la Primera División por un año más y estar vivo todavía en el Clausura 2017. Con 9 encuentros por delante, Puebla debe ir pensando en un colchón que le ayudé para el siguiente año futbolístico y si éste alcanza para una liguilla, bienvenido sea.
 
En estos momentos, debemos dejar grabada esa fecha del 26 de Febrero y que sea la primera de muchas travesuras del diablo que anda suelto en la Angelópolis.
 
Amigos, nos leemos el próximo martes, que tengan una excelente semana. Para cualquier comentario, duda, queja, aclaración o cuestionamiento estoy para servirles.
 
Mi Twitter: @Luis_APalacios
Recuerden que esta columna es la opinión de quién la escribe y no busca generar conflictos entre los involucrados, sino crear conciencia en cada lector.