El poblano nunca olvida

 
Queda comprobado que el poblano asiste al espectáculo que le gusta, si el equipo gana y da un buen espectáculo eso lo motivara aún más, aunque podría ser llamado de villa melón o de aficionado de ocasión, pero lo que se presentó en el partido contra Tigres quedará para el recuerdo y de ahí habrá que hacer verdadera reflexión.
 
Si bien es cierto que los camoteros llegaron con 2 victorias; una de ellas histórica en Toluca; además el medirse en casa contra el campeón vigente del fútbol mexicano y por si fuera poco precios accesibles para disfrutar del encuentro fueron aderezos para lograr una cifra de 42615 espectadores que para un servidor era de un poco más. 
 
Nuevamente tuvimos la oportunidad de ver familias completas, aficionados que hoy si acudieron al Cuauhtémoc porque si había transporte público para llegar y salir del Estadio. Personas que dejaron de lado el escudo o el nombre por estar nuevamente apoyando a los colores azul y blanco.
 
Ahora, los directivos del Puebla y de Televisión Azteca tendrán que sentarse largo y tendidamente para analizar esta situación, tendrán que llegar a un buen arreglo, porque como todo buen negocio, si esto favorece a ambas partes se dará un arreglo, mientras tanto tendremos que esperar que sucede con las modificaciones en cuanto al horario y días de partido.
 
De lo que ocurrió dentro de la cancha, la diferencia de plantillas y de hemisferios fue notable, si bien Tigres nos regresó a la realidad, a pesar de que se dio la primera derrota en la era de José Saturnino Cardozo, este grupo mostró más avances, faltó contundencia y un poco de suerte, sin embargo de seguir así, la cosecha de puntos seguirá dando constantemente.
 
Amigos, nos leemos el próximo martes, que tengan una excelente semana. Para cualquier comentario, duda, queja, aclaración o cuestionamiento estoy para servirles.
 
Mi Twitter: @Luis_APalacios
 
Recuerden que esta columna es la opinión de quién la escribe y no busca generar conflictos entre los involucrados, sino crear conciencia en cada lector.