La baja de “Boja”

 
Hace casi 5 años, el entonces llamado Puebla FC pasaba por momentos muy complicados a nivel directivo. La presidencia del club, a cargo de Ricardo Henaine, apoyado por el mal recordado Hugo Fernández y por la otrora locutora Tey Olvera, habían aplicado vetos a diestra y siniestra contra los críticos del club.
 
Entre los vetados y los amenazados con demandas estaba un comunicador de Ultra Deportes llamado Héctor Bojalil Ojeda, quien fue una piedra en el zapato para la administración poblana por su crítica a la manera en la que se manejaba el equipo.
 
Nuevos aires soplaron en Puebla y la gente de Ricardo Henaine salió de la Franja. Jesús López Chargoy tomó las riendas del equipo y de inmediato terminaron los vetos para muchos periodistas poblanos y nacionales.
 
Entre las decisiones que tomó López Chargoy fue nombrar a Bojalil Ojeda como jefe de prensa del club camotero, quien recibió en ese entonces un gran respaldo por parte del gremio debido a su buen trato con los miembros de la prensa deportiva poblana.
 
Con altas y bajas, con algunos dimes y diretes, pero sobre todo con mucho respeto pasaron cinco largos años con Héctor Bojalil en la jefatura de prensa del Puebla. Sí, he de reconocerlo, me molestó de sobre manera el despido del llamado “Boja” la semana pasada.
 
Y es que dentro de todo el desastre patético que es el Puebla, Bojalil siempre entendió que no se podía tapar el sol con un dedo. Defendía al club a ultranza, pero callaba cuando era necesario, cuando el club no daba pie a una defensa bien argumentada.
 
Quien escribe esto tuvo discusiones acaloradas con “Boja” (de frente y por Whatsapp), pues muchas veces nos cegaba nuestra afición al Puebla. Aunque muchos lo duden, Héctor es gran fanático del club camotero.
 
Su salida del Puebla ha caído mal, no se puede negar. El respaldo que tuvo Bojalil a su llegada es mucho mayor que el que hoy tiene Jorge Talavera, quien se queda como único encargado (ajá) de la jefatura de prensa de la Franja.
 
Y no se critica su amistad con Carlos López Domínguez, presidente del Puebla, ni su afición al América. Al contrario, se reconoce su alta capacidad en el manejo de redes sociales. Sin embargo, la vara está muy alta para Jorge Talavera.
 
Puebla es un equipo muy lastimado, con poca credibilidad. Una parte creíble de los camoteros la manejaba Bojalil.
 
Y pueden molestar estas líneas, sinceramente no me importa, pero a Puebla le falta (ahora sí) seriedad en cada uno de sus departamentos.
 
La capacidad no se mide con compadrazgos, solo digo. (Aunque me veten)
 
Mi Twitter: SirTavoMR14