Derby poblano… 35 años después

En la temporada 81-82 se disputó por primera vez un duelo entre equipos que jugaban en Puebla
 
Este fin de semana el Puebla se enfrenta a los Lobos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, dentro de lo que será su primer cotejo entre ambos en Primera División, donde para muchos aficionados es un “clásico” y para otros es un “derby”. En gustos se rompen géneros.
 
Sin embargo, estas líneas no tienen la intención de coaccionar a llamar el partido entre Licántropos y Camoteros de una u otra forma, sino relatar algunos enfrentamientos de equipos que han jugado en y para la Angelópolis dentro del máximo circuito del balompié nacional, aparte de la Franja y que se han visto las caras en el “Cuauhtémoc”.
 
Para ello nos remontamos a la temporada 1981-1982, cuando los entonces Halcones de Oaxtepec, cuyo propietario era el Instituto Mexicano del Seguro Social, ganan el título de la Segunda División en México al derrotar a Coras de Tepic, teniendo el derecho de jugar en Primera División. Sin embargo, al no tener su estadio el aforo requerido, entró en remodelación, jugando los morelenses sus primeros trece cotejos de local en Puebla.
 
Ello, dio pauta que en la fecha ocho de la 82-83, Oaxtepec, sería administrativamente local, ya que se enfrentaba al Puebla de la Franja, ocasionando un gran revuelo en la ciudad, debido a que era la primera ocasión en la historia del futbol poblano que en el plano profesional, se enfrentaban dos equipos que jugaban en el mismo estadio. 
 
A pesar de que se sabía los Halcones sólo estaban de paso, no faltó quien tildó el encuentro de “clásico”, por supuesto que no lo era y mucho menos se utilizó el concepto “derby”, ya que tal palabra y concepto no era común utilizarlos para el futbol en esa época. A ello se sumaba que Oaxtepec, tenía entre sus filas al poblano Rafael Chávez Carretero y al español Juan Manuel Asensi, quien había jugado una temporada antes con el Puebla.
 
El partido, ante estadio lleno, se efectúo un domingo caluroso a mediodía en octubre de 1982, Oaxtepec era dirigido por el cubano Edelmiro Arnauda, quien alguna vez jugó para los entonces “Millonarios” del Puebla, mientras la Franja, era comandada por Manuel Lapuente. 
 
Oaxtepec, se fue al frente en el marcador con soberbio gol de tiro libre en la portería norte del argentino Alberto Jorge. El primer tiempo fue de los morelenses, no obstante, dentro del segundo tiempo, Ítalo Estupiñán, aprovechó que quedó sólo frente a Ricardo Lavolpe, quien se quedó parado pidiendo un fuera de lugar inexistente, para tocar por abajo y empatar.
 
Minutos más tarde, Antonio “Toño” De La Torre, de enorme partido en media cancha del Puebla, remataba dentro del área para dar el triunfo camotero por 1-2 ante el júbilo de los asistentes que eran abrumadoramente, mayoría poblana .
 
Arnauda alineó a: Ricardo Lavolpe, Francisco Campos, Luis Fernando Tena, Víctor Manuel Vucetich (Arturo Castañón), José Rodríguez, José Luis Martínez, Antonio Rodríguez Alberto Jorge, Ricardo Brandón, Juan Manuel Asensi y Rafael Chávez Carretero (Arnoldo Correa).
 
Por Puebla: Moi Camacho, Nelson Sanhueza, Arturo Álvarez, Héctor “Tito” Rosete (Paul Moreno), Luis Enrique Fernández, Arturo “Mango” Orozco, Muricy Ramalho, Ítalo Estupiñán, Antonio “Toño” De La Torre, José Luis “Chaplin” Ceballos (Ángel Ramos) y Juan Alvarado.
 
Para la segunda vuelta de ese torneo, Puebla fungió como local y el juego ya no despertó tanta efervescencia como el primero entre ambos equipos, sobre todo porque Oaxtepec, iba en picada y se había vuelto un equipo muy medroso por estar en problemas de descenso.
 
En la fecha 27 dentro de un domingo de febrero en 1983, jugando ahora el Puebla como local con el clásico horario que tenía de las 12 del día, empataba con los Halcones, marcando por la Franja de nuevo Antonio “Toño” De La Torre y por los morelenses, Víctor Manuel Vucetich, el cual de hecho fue su único gol dentro de su carrera como jugador en la Primera División, para quedar 1-1.
 
Acabando esa temporada, Oaxtepec emigró a su estadio para jugar solamente un torneo y de ahí el gobierno del estado de Puebla, adquirió la franquicia a la cual, le puso como mote Ángeles de Puebla, comenzando a jugar en la ciudad angelical dentro de la temporada 1984-1985, donde indudablemente, se enfrentaría al Puebla, para que aquí de nuevo, el populo volviera a generar su emoción con una “nueva versión de clásico poblano”. (CONTINUARÁ)
 
Héctor Padilla Lozano | @hpadillalozano