El nuevo Club Puebla

 
Identidad, arraigo, es algo que ha pedido a gritos en los últimos años los aficionados fieles al equipo de fútbol de la ciudad de Puebla. Con el paso de los torneos, los problemas futbolísticos y extra cancha, los cambios de directiva y de más han ido distanciando y separando al seguidor de los colores azul y blanco.
 
Regresar a las bases y renacer a un histórico del balompié mexicano es el verdadero objetivo de la nueva administración. El primer paso, el bono para el Clausura 2018, en lo personal y particular, una idea atractiva la cual otorga un beneficio de hasta el 50 por ciento para los partidos, eso debe ser el acercamiento, porque ahí no debe parar la situación, el club deberá generar una sinergia con su hinchada.
 
Es cierto que el poblano sabe y conoce de fútbol, esté todavía no se siente identificado con los viernes a las 7 de la noche. Los domingos al mediodía es el día y horario para la primera división en Puebla, es una cuestión de tradición, es una cuestión de familia, es una cuestión que más allá de que la televisión este de por medio, es lo que le gusta a los camoteros, tal vez es mi sugerencia.
 
Lo más y más importante, podrán modificar el nombre, podrán cambiar el escudo, vendrán y se irán más situaciones pero mientras la escuadra que vista de azul-blanco con una franja este en el máximo circuito sus jugadores deben mostrar su calidad y portar con orgullo, educación y decencia la playera porque sabremos que ahí está el Puebla. 
 
Amigos, nos leemos el próximo martes, que tengan una excelente semana. Para cualquier comentario, duda, queja, aclaración o cuestionamiento estoy para servirles.
 
Mi Twitter: @Luis_APalacios
 
Recuerden que esta columna es la opinión de quién la escribe y no busca generar conflictos entre los involucrados, sino crear conciencia en cada lector.